Cómo ya sabes, la luz es la fuente de energía con que las plantas, ya sea marihuana o cualquier otra especie vegetal, es capaz de crear su propio alimento gracias al proceso bioquímico de la fotosíntesis. Pero, aparte de formar azúcares combinando el agua y el CO2, el espectro de luz influye en más aspectos del desarrollo de la planta. ¿Te interesa saber más? ¡Te lo explicamos!

¿Qué es el espectro luminoso?

El espectro luminoso, también conocido como espectro visible, es la parte del espectro electromagnético que el ojo humano es capaz de percibir como luz. Se refiere a la distribución de energía en diferentes longitudes de onda dentro del rango visible. 

Este espectro abarca longitudes de onda desde aproximadamente 380 nanómetros (violeta) hasta 750 nanómetros (rojo) y comprende todos los colores que podemos ver, como el rojo, naranja, amarillo, verde, azul y violeta.

espectro visible luz

¿Cuál es el espectro luminoso aprovechable por las plantas superiores?

Pero claro, no es lo mismo el ojo humano, que una planta. El espectro luminoso aprovechable por las plantas superiores se refiere principalmente al rango de radiación fotosintéticamente activa (PAR), que abarca aproximadamente desde 400 hasta 700 nanómetros. Este rango incluye las regiones:

  • azul (400-500 nm)
  • verde (500-600 nm)
  • roja (600-700 nm) del espectro visible

A grandes rasgos, podemos afirmar que la luz azul promueve el crecimiento vegetativo y el desarrollo de las hojas, mientras que la luz roja es esencial para la floración y la producción de frutos. 

Aunque la luz verde es utilizada de manera menos eficiente por las plantas, puede penetrar más profundamente en el dosel de hojas, ayudando en la fotosíntesis en las capas inferiores del tejido vegetal. Por eso, no es bueno abusar de las linternas de luz verde cuando entras en tu sala de cultivo a oscuras. Aunque pienses que no estás “despertando” a tus nenas, si pueden verla!

Efectos de la luz ultravioleta en las plantas

La luz ultravioleta (UV), que abarca de 10 a 400 nanómetros, se divide en tres categorías: UV-A (315-400 nm), UV-B (280-315 nm) y UV-C (100-280 nm). Cada tipo de luz UV afecta a las plantas de manera diferente:

  • UV-A: al estar más cerca de la luz visible, es la menos dañina. Puede mejorar ciertos aspectos del crecimiento de las plantas, como la producción de metabolitos secundarios, mejorando los mecanismos de defensa de la planta contra plagas y enfermedades.
  • UV-B: tiene efectos tanto beneficiosos como perjudiciales. Niveles moderados de UV-B pueden estimular la producción de compuestos protectores, como flavonoides y antioxidantes, lo que puede mejorar la resistencia de la planta al estrés. Sin embargo, una exposición excesiva a UV-B puede dañar el ADN, las proteínas y las estructuras celulares, lo que lleva a un crecimiento atrofiado, quemaduras en las hojas y una fotosíntesis reducida.
  • UV-C: es altamente energética y generalmente dañina para los organismos vivos, incluidas las plantas. Puede causar daños severos en el ADN y los componentes celulares, a menudo llevando a la muerte celular. Afortunadamente, la mayoría de la luz UV-C es absorbida por la atmósfera terrestre y no llega a la superficie.

Efectos de la luz infrarroja en las plantas

La luz infrarroja (IR), con longitudes de onda más largas que la luz visible (por encima de 700 nanómetros), afecta a las plantas de varias maneras. Se divide principalmente en infrarrojo cercano (NIR) e infrarrojo lejano (FIR):

  • Infrarrojo Cercano (NIR): con longitudes de onda de 700 a 1400 nanómetros, se utiliza a menudo en la teledetección para evaluar la salud y el vigor de las plantas. La luz NIR es mayormente reflejada por las plantas, y la cantidad de reflexión puede indicar el contenido de clorofila y la salud general de la planta. Las plantas saludables reflejan más luz NIR en comparación con las plantas estresadas o no saludables.
  • Infrarrojo Lejano (FIR):con longitudes de onda superiores a 1400 nanómetros, se asocia principalmente con la radiación térmica. Juega un papel significativo en la regulación térmica de las plantas. Este tipo de radiación IR ayuda a mantener la temperatura de los tejidos vegetales y puede influir en procesos como la transpiración y la fotosíntesis de manera indirecta al afectar el entorno térmico de la planta.

La luz infrarroja, particularmente al final del día, puede influir en las respuestas fotoperiódicas de las plantas. Ayuda a señalar el final del período de luz diurna, lo que puede afectar la floración y otros ciclos de crecimiento. Esto es importante para las plantas sensibles al fotoperiodo (como el cannabis), que dependen de los cambios en el fotoperiodo para desencadenar la floración.

¿Que es la temperatura de color de un foco y como afecta a las plantas?

temperatura color luz

La temperatura de color de un foco se refiere a la apariencia del color de la luz emitida por la fuente de iluminación. Se mide en grados Kelvin (K) y describe si la luz parece más cálida (amarilla/roja) o más fría (blanca/azul).

  • Temperaturas bajas (2000K – 3000K): luz cálida que es similar a la de las lámparas de alta presión de sodio (HPS). Este tipo de luz promueve el crecimiento de flores y frutos, siendo ideal para la fase de floración de las plantas.
  • Temperaturas medias (3100K – 4500K): luz blanca neutra, similar a la luz del día a media mañana. Apoya el crecimiento general de las plantas, incluyendo tanto el crecimiento vegetativo como la floración
  • Temperaturas altas (4600K – 6500K):  luz fría que se asemeja a la luz del día plena o la luz del cielo en un día despejado. Estimula el desarrollo de hojas y tallos, haciendo que las plantas sean más tupidas y robustas.

Como ves, utilizar la temperatura de color adecuada para las diferentes etapas de crecimiento puede optimizar la salud y la productividad de las plantas.

Espectro y temperatura de color de lámparas de vapor de sodio

Las lámparas de vapor de sodio emiten luz principalmente en la parte amarillo-naranja del espectro, con muy poca luz en otras longitudes de onda. Como resultado, tienen una salida espectral estrecha centrada alrededor de una sola longitud de onda. 

La temperatura de color de las lámparas de vapor de sodio es relativamente baja, típicamente alrededor de 2000K a 2200K. Esta baja temperatura de color les da su característico brillo cálido amarillo-naranja.

Espectro y temperatura de color de lámparas LEC

Las lámparas LEC (Light Emitting Ceramic) emiten luz en un espectro más amplio que las lámparas de vapor de sodio

Tienen una temperatura de color que puede variar según el modelo y la configuración, pero generalmente cae en el rango de 3000K a 4200K. Esto significa que la luz que producen puede variar desde cálida hasta neutra, lo que les permite adaptarse a diferentes etapas de desarrollo de las plantas.

Espectro y temperatura de color de focos LED

Los focos LED (Light Emitting Diode) tienen un amplio espectro de emisión de luz que puede ser ajustado para adaptarse a diferentes necesidades de iluminación hortícola. La temperatura de color de los focos LED varía según el modelo y la configuración, pero típicamente se encuentra en un rango de 2700K a 6500K.

Conclusión

Como ya habrás deducido tú mismo, los mejores focos para cultivar son los LEDs, por su amplio espectro y alta eficiencia lumínica. Con un foco LED de calidad, puedes darle a tus plantas la luz que necesitan en cada una de las fases de cultivo. 

De hecho, ahora ya hay algunos focos de espectro configurable, con los que puedes cambiar el espectro a medida que avanza el cultivo. El que nosotros recomendamos es el Pure LED Expert 720w, una auténtica revolución en cuanto iluminación para cultivo indoor.

Manel Asenjo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×