La iluminación es el segundo factor en importancia a la hora de determinar la producción en cultivo interior. Solo el riego es más importante! Por eso, en nuestro growshop siempre recomendamos a los clientes no escatimar a la hora de comprar un foco LED, un kit sodio o un kit LEC.


¿Qué lámpara puedo usar para cultivo interior?

Básicamente hay tres opciones que funcionan: Sodio, LEC y LED. También hay lámparas de inducción y de plasma, pero no su funcionalidad todavía no ha sido debidamente probada.

Vamos a enumerar las ventajas de cada uno de los sistemas de iluminación. Eso puede ayudarte a decidir entre uno u otro tipo de foco.

    • Sodio. Los kits de iluminación de sodio emiten una luz anaranjada y bastante calor. Este tipo de focos son baratos y funcionan muy bien en invierno...pero en verano es prácticamente imposible usarlos y sacar una cosecha decente
    • LEC. La tecnología Light Emitting Ceramic se caracteriza por tener un espectro completo, lo cual permite conseguir flores más compactas y con más resina. El rendimiento en gramos por watt es ligeramente superior al sodio...pero también tienen un precio más elevado.
    • LED. Los sistemas Light Emitting Diode son los últimos en entrar en nuestro sector. Aunque la inversión inicial es mucho más alta que con los otros kits de iluminación, sus prestaciones los superan en mucho. Aparte de apenas emitir calor, tienen una vida útil larguísima, llegando a durar hasta 10 años.

¿Qué tipo de luz se necesita para un indoor?

Pues cualquiera de estas tres te irá bien! Todas ellas tienen un espectro optimizado para el cultivo: excitan los fotosistemas 1 y 2, que son los centros de producción de las plantas. Estas "factorías" utilizan la luz, el agua y el CO2 del aire para crear moléculas orgánicas. Seguro que esto te suena....es la fotosíntesis!

Ahora, cada una de las tecnologías de iluminación para cultivo interior tiene un rendimiento distinto, hablando en términos de gramos por watt. No solo la potencia eléctrica es lo que va a determinar el rendimiento del cultivo.

Para aprovechar bien la inversión en un foco para cultivo indoor, hay que optimizar la superficie de cultivo que va a cubrir. Por tanto, lo primero que debes mirar en la descripción técnica de un foco es su PPF o Flujo de fotones fotosintéticos.

¿Qué superficie abarca un foco para cultivo interior?

Las plantas de cannabis necesitan entre 800 y 1.100 micromoles por metro cuadrado y segundo para dar su máximo potencial. Dentro de este rango, cuanto más sativa sea la variedad, más densidad lumínica deberás darle. Y no solo eso, si eres de los que cultiva con generadores de CO2, será necesario trabajar con la máxima densidad, para que las plantas den todo su potencial.

Entonces, para calcular la superficie que puede cubrir tu foco, debes multiplicar la PPF por la densidad. A modo de ejemplo, podemos coger el modelo Lumatek Zeus 600w 2,9, en un cultivo de una variedad sativa sin suplementación por CO2:

  • PPF LED: 1.770 micromol/s
  • Densidad ideal: 1.000 micromol/m2·s
  • Superficie = PPF / Densidad lumínica = 1.770 / 1.000 = 1,77 m2

Una vez has obtenido la superficie, si quieres una configuración cuadrada (lo más habitual), calcula la raíz cuadrada. Ahora ya tienes las medidas de tu armario de cultivo ideal:

  • Raíz cuadrada 1,77 = 1,33
  • Las medidas de tu armario ideal son 1,33 x 1,33 cm de superficie. Pero como esta medida no es estándar, entonces debes escoger el modelo inmediatamente superior. Lo suyo sería comprar un armario de cultivo de 150x150 cm.

Abrir chat
💬 ¿Necesitas ayuda?
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?